Dits Petits, fotografía de recién nacidos prematuros en la UCIN

Parece mentira que hayan pasado ya dos años desde que Dits Petits cobró vida y me he dado cuenta de que ni siquiera había escrito una entrada por aquí para hablar de ello.

La semilla de esta idea se plantó hace ya 15 años, cuando mis hijos mayores nacieron en Dexeus, a las 35 semanas de gestación. Estaban muy maduros y sin grandes problemas de salud, pero su peso, en especial en el caso de Martí que apenas llegaba al kilo y medio, hizo que nos pasásemos 28 días en la unidad de neonatos. Y digo “pasásemos” porque nos quedamos todos en el hospital, pese que a los 5 días de nacer el único que estaba hospitalizado era Martí. Y es que en ese tiempo (que para nosotros fue larguísimo) nos dimos cuenta de lo importante que era el apoyo humano a las familias que allí estamos. El equipo de enfermería velaba no sólo por Martí, sino también por Gerard a ratos para que yo pudiese descansar o salir a comer, y el poder estar allí las 24 horas del día hizo real lo que en aquel momento parecía algo imposible, dar el pecho en exclusiva a ambos. Ahora sé que nos quedármos todo ese tiempo allí fue algo nada habitual y fue posible gracias a la ayuda de una doctora que en aquel momento fue nuestro ángel de la guarda, la Dra. Roser Porta. Lo que peor llevé fue el primer día tras nacer mis hijos, ya que había perdido mucha sangre y no podía levantarme de la cama sin marearme así que no podía ir a la UCI a verles. En aquel momento no era habitual llevar móviles con cámara como ahora y ni siquiera era común tener cámaras digitales donde ver al momento la fotografía así que no podía verlos. Fue durísimo esperar más de 24 horas a verles y aún tuve que esperar un poco más para poder abrazar a Martí. Unos días más tarde pudimos disponer de una cámara digital y ya pudimos hacer algunas fotos, pero en aquellos momentos nuestras prioridades eran otras así que no tenemos muchos recuerdos gráficos de esos días y los que tenemos son de una calidad pésima. Aún así, son un tesoro para nosotros.

Unos años más tarde, Victòria Peñafiel pasaba por una experiencia totalmente diferente pero a la vez con muchos puntos en común, cuando su primer hijo necesitaba ser hospitalizado en la UCI de neonatología nada más nacer. Así que cuando una tarde compartíamos una merienda en un bar y hablábamos del gran poder terapéutico que puede tener la fotografía para ayudar en momentos difíciles y la necesidad que sentíamos ambas de hacer algo más con nuestras fotografías, algo valioso para los demás, la idea de Dits Petits surgió sola. Tenía que ser en la UCI de neonatos. Fue gracias al apoyo de nuestros compañeros de Llumanetes que pudimos hacer realidad el proyecto y a día de hoy contamos con el apoyo de fotógrafos voluntarios con los que hemos podido comenzar a ofrecer servicios en Vall d’Hebron y Dexeus.

Hemos conocido muchas historias, en algunos casos hemos podido acompañar a las familias durante largas estancias en neonatos y lo mejor de todo es ver cómo se van a casa o escuchar a los padres que nos comentan lo valiosas que han sido y son para ellos las imágenes que ofrecemos.

Gracias a Dits Petits hemos visto como prematuros nacidos con apenas 24 ó 25 semanas de gestación siguen adelante y sus historias son de ayuda para otras familias cuando se encuentran en la misma situación y luchan a diario para seguir adelante.

Hemos podido comprobar que las unidades de noenaros son cada vez lugares más humanos, con profesionales que no sólo son capaces de hacer auténticos milagros sino que ponen todos sus esfuerzos para acompañar y ayudar a las familias en todo lo que pueden para facilitarles su vida mientras están allí. Y es que ahora los padres prácticamente viven allí. Sin horarios de visitas, con sus hijos piel con piel el máximo tiempo posible e incluso con las visitas de sus hermanos.

En la UCIN cada día cuenta, con muchos pequeños y grandes logros para celebrar y donde se acaba creando un sentimiento de familia entre todos los que allí comparten camino.

Esta experiencia también supone un baño de realidad y aprendes a relativizar los problemas que a veces nos preocupan en el día a día.

Así que gracias a todos los que en la sombra hacéis posible que Dits Petits sea una realidad (eso hay que arreglarlo y prometemos una actualización de la web pronto para que conozcáis a todos nuestros voluntarios). Gracias al personal de los hospitales que nos estáis abriendo las puertas a un lugar tan sensible como la UCI de neonatos. Y gracias a los padres que confiáis en nosotros en momentos tan difíciles, incluso permitiendo que compartamos vuestras imágenes e historias.

Gracias, y ojalá cada vez podamos ser más y llegar más lejos!!

Esta entrada fue publicada en Fotografia solidaria y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *